15/12/2022
El acuerdo establece la coordinación de ambas entidades en situaciones de emergencias

El Gobierno de Castilla-La Mancha y Cruz Roja regional se muestran satisfechos tras el primer año de aplicación del nuevo convenio

  • Durante el presente año Cruz Roja ha activado en cuatro ocasiones los equipos de respuesta inmediata, para el alojamiento de afectados por incendios forestales, además de ofrecer asistencia psicológica a familiares de víctimas de accidentes y participar en cuatro grandes simulacros

La comisión técnica de seguimiento del convenio de colaboración firmado entre la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Cruz Roja regional ha mostrado su satisfacción, tras valorar positivamente la evolución y la eficacia del acuerdo entre ambas entidades. Esta reunión contó con la presencia del director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, y el presidente de Cruz Roja Española en Castilla-La Mancha, Jesús Esteban.

Durante la reunión se ha dado un repaso a las actividades conjuntas que se han llevado a cabo durante el presente año, como las activaciones de los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) en incendios forestales, la atención de los grupos de intervención psicosocial en caso de accidentes (GIPEC), la formación impartida y recibida en la Escuela de Protección Ciudadana, la participación en simulacros o en los dispositivos de búsqueda de personas desaparecidas.

Todas estas actividades de activación en emergencias se llevan a cabo gracias al convenio de colaboración, firmado pasado año, entre la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Cruz Roja Española en la comunidad autónoma, con el fin de sumar y coordinar los esfuerzos en pro de la ciudadanía, ante accidentes y grandes emergencias.

En este sentido, durante 2022 se han realizado activaciones de los ERIE para dar respuesta a la necesidad de alojamiento y apoyo en las emergencias generadas por varios incendios forestales de gran envergadura, que durante el presente verano se han producido en la comunidad autónoma.

Así, en el mes de julio y en la provincia de Guadalajara, Cruz Roja instaló en Uceda el centro de asistencia y albergue, con un despliegue de 100 camas, para dar cobijo a las personas desalojadas por el incendio forestal de Valdepeñas de la Sierra. En el mismo mes y provincia, tuvo que instalar también camas en el polideportivo de Jadraque, donde se alojó a los afectados por el incendio de Cerezo de Mohernando, en Humanes.

Ya en la provincia de Toledo, y en julio, Cruz Roja estableció dos puntos de albergues, en Belvís de la Jara y en Robledo del Buey, para apoyar a las personas desalojadas por el incendio forestal de Sevilleja de la Jara. Por último, en este tipo de siniestros forestales, se instalaron un total de 20 camas en la Casa de la Cultura de Riopar (Albacete), donde se cobijaron los vecinos trasladados por el incendio en la sierra de esta localidad.

Los voluntarios de esta ONG participaron también, durante el presente año, en el dispositivo de búsqueda que se activó en la localidad toledana de Numancia de la Sagra, tras la desaparición de una mujer de 63 años, suceso que tuvo un final feliz con el hallazgo de la afectada.

Asistencia psicosocial

Destacar también que, a través de Cruz Roja, se facilita un importante servicio de Apoyo y Asistencia Psicosocial a Víctimas, Familiares y Grupos Operativos en situaciones de Urgencia, Emergencia, Crisis y Catástrofes a través de los grupos de intervención psicosocial (GIPEC), formados por psicólogos y trabajadores sociales.  Así, durante este año 2022 se han atendido un total de 149 llamadas que incluyen preavisos, atenciones telefónicas y movilizaciones, siendo 29 las ocasiones que se han tenido que desplazar para atender a los afectados o familiares, tras ser activados desde el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2.

La formación es además una parte esencial en el convenio entre el Gobierno regional y Cruz Roja, así, desde la Escuela de Protección Ciudadana (organismo dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas), se han impartido por Cruz Roja un total de tres cursos para mejorar las actuaciones de los integrantes del sistema regional de Protección Civil. Las formaciones dadas están basadas en el reciclaje del DESA (Desfibrilador externo automático) y en la práctica sobre RCP (Reanimación cardiopulmonar) y utilización del DESA. Un total de 56 alumnos de los grupos de activación en emergencias se beneficiaron de estas actividades de formación, con una duración total de 16 horas impartidas.

También, y en cumplimiento de este convenio, los miembros de la Cruz Roja de nuestra región han participado en cuatro simulacros en Castilla-La Mancha junto al Servicio de Emergencias 1-1-2, y los distintos grupos de activación. De esta manera, en mayo la localidad alcarreña de Marchamalo acogió un simulacro de activación del Plan de Emergencia Exterior de la empresa BASF, con el objetivo de ejercitar la actuación ante un episodio de riesgo químico, ocasionado por el vertido de varios barriles de disolventes.

Otro de los simulacros importantes, que ha contado con la participación de Cruz Roja, tuvo lugar en mayo en la catedral de Cuenca, activándose el Plan Territorial de Castilla-La Mancha (PLATECAM), con el propósito la protección del patrimonio histórico-artístico frente a un incendio.

El tercero de los ejercicios tuvo lugar en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), en junio, con la hipótesis de una fuga de dióxido de azufre. El último de los simulacros que contó con la participación de Cruz Roja fue el pasado mes de noviembre, con motivo de la activación del Plan de Emergencia Exterior del Complejo Petroquímico de Puertollano (Ciudad Real).

Galería multimedia